Armenia Armenia
  Introducción: Este país poco conocido es donde las rutas terrestres de Europa y la CEI a menudo llegan a su fin. En virtud... Armenia

 

Introducción: Este país poco conocido es donde las rutas terrestres de Europa y la CEI a menudo llegan a su fin. En virtud de las guerras, un territorio en disputa con Azerbaiyán al este y una disputa diplomática con Turquía al sur (más el “reconocimiento” del genocidio de Armenia un siglo antes) el acceso por tierra es limitado. Aquellos que viajan por tierra deben venir desde el Norte, y el retorno es de la misma manera. Por esta razón, tal vez, a Armenia van muchos menos turistas que a Georgia (a la que se puede acceder fácilmente desde Turquía) y Azerbaiyán (una mala palabra para muchos armenios).

Sin embargo, el país ofrece casi tanto como sus vecinos del Cáucaso en la forma de iglesias remotas, la viticultura, la buena comida, y gente amigable e inteligente. En papel, al menos, Armenia es fascinante – el país cristiano más antiguo del mundo y un descendiente del nieto de Noé.

Ereván es un lugar acogedor (según los estándares de la CEI), con un buen par de hostales que organizan excursiones “amistosas para los viajeros” a las partes del país que sin su propio medio de transporte son difíciles de llegar. Dejando Ereván, dirigirse quizás hasta el lago Sevan, el monasterio Khor Virap, el disputado territorio de Nagorno-Karabaj o a Dilijan es bastante simple y las distancias no son cortas. Sin embargo, en general, tan fascinante como es el país, hay poco en lo que realmente ocupar su tiempo además de distintos pueblos de estilo indescriptiblemente soviético y las extrañas (remotas) iglesias antiguas. Aunque hay muchos otros recursos de naturaleza aleatoria por descubrir, es justo decir que hay más que ver y hacer, y con una mejor infraestructura turística, en Georgia y Azerbaiyán.

Ereván (que, después de Tbilisi puede decepcionar) con sus impresionantes vistas del monte Ararat e iglesias y monasterios cercanos vale la pena por unos pocos días. Además de unos días para ver un par de otros lugares de interés en todo el país (tal vez en un viaje organizado por una de las hostales en Yerevan) no sería una pérdida de tiempo. Sin embargo, más allá de esto – a menos que tenga mucho tiempo y dinero – los recursos serían, tal vez, mejor gastados en otra cosa en el Cáucaso o en el este de Turquía / Irán.

 Lo destacado: Vistas del monte Ararat desde Ereván y las iglesias y monasterios cercanos.
Estar un poco fuera de los caminos y pasar tiempo con los locales. Encontrar más información sobre la rica y trágica historia del pasado del país.

 Lo negativo: Lejos de la capital (independientemente de lo que dice el LP) las ciudades son aburridas, por lo general carecen de alojamiento y con poco que ver y hacer. Dilijan, Vanadzor y Sevan ser ejemplos perfectos. Considerando que los países vecinos tienen mucho más que ofrecer.

 Estrategia de Visado: A diferencia de Georgia, la mayoría de los visitantes requieren un visado, pero no es caro y se puede comprar en la mayoría de las fronteras y en el aeropuerto internacional o en línea (e impresas).

Rutas turísticas típicas: Las áreas de Ereván y los alrededores para excursiones de un día, y de vuelta o yendo a Georgia, con paradas en Dilijan o Sevan.

 Caliente / frío, húmedo y seco: Al igual que con Turquía y el resto de la región – ambos extremos, desde congelado hasta hirviendo. Sin embargo, ahora los problemas de energía son historia, una visita en el invierno es posible.

 Cómo desplazarse: Los autobuses salen a la mayoría de los lugares, y hay mini-vans privadas (marshrutny) y taxis compartidos para donde los autobuses no llegan. El sistema es bastante fácil de entender una vez que alguien le ayuda a llegar al autobús / parada de taxis correcto. Para llegar a las iglesias y los lugares turísticos probablemente tendrá que contratar un taxi por su cuenta o unirse a uno de los recorridos (como el del albergue Envoy en Ereván).

Un tren va desde Ereván a Gyumri, pero es de poca utilidad a menos que quiera tomar todo el camino hasta Tiflis (por la noche).

 Comunicaciones: Un montón de Internet en Ereván, con wi-fi en los hostales y algunos cafés. Fuera de Ereván, el Internet es lento y cuesta localizarlo.

 Ambiente:
– Locales: Algunos armenios pueden ser contagiosos en su entusiasmo por su país y ser demasiado amigables, sin embargo, a menos que esté fuera de los caminos, es difícil decir que los locales son tan acogedores y amigables como en Georgia. Ciertamente, la casas familiares no son ni un parche de sus equivalentes en Georgia.
– Otros viajeros: Como en Georgia, pero en números muy reducidos. Normalmente canadienses, australianos / neozelandeses y algunos europeos, que se dan la molestia de llegar hasta aquí (donde Europa se acaba).

 Alojamiento: Al igual que en Georgia, el alojamiento barato (y muchas veces cualquier alojamiento) significa permanecer en la casa de alguien, donde el precio es por persona y normalmente incluye una o dos comidas. Ereván tiene varios albergues, que incluyen el albergue Envoy, que a pesar de las habitaciones e instalaciones mediocres, hace un gran trabajo para ayudar a los viajeros con un amable personal que habla Inglés, viajes organizados (que en realidad son una necesidad para poder ver muchas partes del país de forma rápida, barata y sin su propio coche) y diversos eventos.
– Agua caliente: No es un tema, pero muchos edificios no están realmente adecuadamente construidos para las partes más frías del invierno o la época más calurosa del verano.
– Costo promedio: 50-60 dólares americanos para dormitorios muy básicos dobles en Ereván (incluso en un albergue o casas de familia), los dormitorios simples son un poco más baratos. Fuera de la capital los precios bajan, pero el alojamiento es sorprendentemente caro y un shock para muchos.

 

Guillermo Silva

Viajero Frecuente, explorador y mochilero experimentado en los 7 continentes.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *